BIENVENIDO OTOÑO

Bienvenido otoño 

La característica principal de esta época del año, en la que se realizará el cambio de hora,  es un evidente aumento del uso de la luz artificial, a la vez que también aumenta la estancia en interiores. 

Las consecuencias de esto son: 

  • Segregación deficiente en dopamina, lo que conlleva un posible aumento de la miopía, a la vez que aumenta también la sensación de tristeza. 
  • El estar en espacios inferiores pequeños, también ayuda en el incremento de la miopía. 
  • Un aumento, si esto es aún posible, al número de horas que estamos expuestos a la luz que emiten nuestros móviles, tabletas y pantallas, tanto de PC como TV, que son los responsables de alterar nuestro ritmo circadiano (el ritmo circadiano es el responsable de los cambios físicos, mentales y conductuales que se repiten cada 24 horas). Se considera que una larga exposición a la luz azul nociva, que es la que emiten los dispositivos digitales, influyen altamente en el sueño y en el tránsito intestinal. 

También destacable que es la época en la que se vuelve a las rutinas anuales: vuelta al cole, vuelta al trabajo y vuelta a las costumbres. 

Las soluciones para disminuir “el efecto otoño” son: 

  1. Intentar aprovechar al máximo la exposición a la luz solar (unas 2-3 horas diarias serían suficientes) 
  1. A parte de realizar paseos por avenidas o espacios amplios, también ayuda el mirar por la ventana o ventanal de casa unos 10 minutos cada hora 
  1. Como la opción de desechar los dispositivos digitales roza lo inviable, es recomendable el uso de gafas con filtros que minimicen el efecto de la luz azul nociva, que es la responsable de inflamaciones en la conjuntiva y en la córnea, pudiendo también causar daños en el cristalino (cataratas) y en la retina (degeneración macular), a la vez que disminuyen los efectos sobre el ritmo circadiano  

Como podéis ver, es realmente sencillo disminuir el “efecto otoño”, y que dura hasta la primavera, cuando volverán a alargarse las horas de día.